Valores y actitudes

Versión 4

    Emociones y pensamiento
    Cuando se trata de enseñar a los estudiantes a pensar, los docentes afrontan dos grandes retos. El primero es proveerles de instrucción y práctica en los tipos apropiados de destrezas. El segundo, mucho más difícil, consiste en persuadirlos de que empleen apropiadamente esas destrezas en la escuela y en su vida diaria.


    Las actitudes y creencias que conducen hacia un buen pensamiento, se han descrito en una variedad de formas. Aquí, exploraremos tres de estas perspectivas: hábitos de la mente, de Costa y Kallick; la teoría del pensamiento consciente, de Langer, y las disposiciones desarrolladas por Tishman y sus colegas.


    Hábitos de la mente, de Costa y Kallick

    Arthur Costa y Ben Kallick (2000) han desarrollado un esquema para el pensamiento acerca de lo que motiva a las personas a comportarse inteligentemente cuando les hacen frente a los problemas (p. 80). Los autores traen a colación cinco características de las personas que suelen utilizar hábitos de la mente, así como dieciséis hábitos mentales que resultan esenciales para el pensamiento.


    Pensamiento consciente

    Ellen Langer (1989) usó el concepto de pensamiento consciente para describir una actitud hacia la vida, en el sentido de utilizar cuidadosamente toda la información y las destrezas disponibles, cuando se enfrentan problemas. Las características del pensamiento consciente son: creación de nuevas categorías, apertura a nueva información, y conciencia de más de una perspectiva (p.62).


    Enseñar valores y actitudes

    Descrito como características intelectuales permanentes (Tishman, 2000, p. 73), Enseñar disposiciones para el pensamiento incorpora la inclinación a pensar críticamente, una sensibilidad hacia los eventos en donde se requiera el pensamiento, y la habilidad para desempeñar las destrezas y estrategias de pensamiento necesarias. Aunque es similar en muchos aspectos a los Hábitos de la mente, Enseñar disposiciones para el pensamiento está más enfocado hacia las actitudes intelectuales y las creencias. Estas disposiciones pueden enseñarse explícitamente.


    Referencias
    Costa, A. L.. & Kallick, B. (2000). Describing 16 habits of mind. Alexandria, VA: ASCD.


    Costa, A. L. (2000). Habits of mind. In A. L. Costa (Ed.), Developing minds: A resource book for teaching thinking, (pp. 80-83). Alexandria, VA: ASCD.


    Langer, E. J. (1989). Mindfulness. New York: Merloyd Lawrence.


    Pinker, D. (1997). How the brain works. New York: W. W. Norton.


    Tishman, S.  (2000). Added value: A dispositional perspective on thinking. In A. L. Costa (Ed.), Developing minds: A resource book for teaching thinking, (pp. 72-74). Alexandria, VA: ASCD.


    Tishman, S.; Jay, E., & Perkins, D. (1992). Teaching thinking dispositions: From transmission to enculturation. http://learnweb.harvard.edu/alps/thinking/docs/article2.html*


    Promover el pensamiento
    Lea sobre distintas perspectivas en la enseñanza de actitudes que promueven el pensamiento:

    Hábitos de la mente

    Pensamiento consciente

    Enseñar valores y actitudes