0 Respuestas Última respuesta el Dec 1, 2011 1:25 PM por alosedag@hotmail.com

    LA PALABRA

      “Del buen tesoro de tu corazón, habla la boca”, dijo el Maestro Jesús. Palabras eternas, llenas de sabiduría. La palabra es vibración impregnada de sentimientos y pensamientos. El que habla y después piensa, es un imprudente, que siempre comete errores. El que piensa y luego actúa, es sereno y comprensivo. El primero es impulsivo porque lo guían los instintos. El segundo es consciente y razona, por eso, se sabio al hablar y actuar. Cuando hablas, estas reflejando tu interior. Cuando te expresas verbalmente, haces un cuadro representativo de tu mundo íntimo. Palabras vulgares corrompen los oídos de los que escuchan. Palabras violentas, agresivas, groseras y ofensivas, desarmonizan las emociones de los que comparten tu existir. Las palabras dulces y amorosas seducen y conquistan. Las palabras sabias enseñan y educan. Aprende a hablar siempre con dulzura, amor y sabiduría, y con todos te entenderás y vivirás mejor en comunidad.