0 Respuestas Última respuesta el Dec 1, 2011 2:32 PM por alosedag@hotmail.com

    LOS NIÑOS Y LO ANCIANOS

      Con los niños y los ancianos, ten paciencia. Los niños necesitando ti, para educarlos y ampararlos. Sus acciones o son pensadas, nacen de su alma y de acuerdo al bagaje que su alma trae, así serán sus acciones. Ayúdalos acrecer con seguridad y amor. El anciano ya esta en el ocaso de su vida, donde las fuerzas se debilitan, la mente, muchas veces, no responde. Las enfermedades lo visitan asiduamente por el desgaste orgánico. El necesita de tu ayuda, de amparo benefactor. A los niños y ancianos que son de tu familia, tenles paciencia, y dales lo mejor de tu corazón, de tu tiempo, y sentirás paz en tu alma. Con los niños construyes y a los ancianos les retribuyes. Y, si puedes ayudar a los que están fuera de tu circulo afectivo, sacando un poco de tu tiempo para esta labor, será una bendición para tu alma desinteresada. Y ellos, conocerán algo bueno en sus vidas. Recuerda, tata de ver en cada pobre, en cada necesitado; una ayuda, un consejo, un plato de comida que puedes dar. Ya sea un niño o un anciano. Trata de ver en ellos a tu familia espiritual, porque ellos también son hijos de Dios, como lo eres tu, y se merecen lo mejor, como lo mereces tu. Ya fuiste niño ayer y mañana anciano serás.