0 Respuestas Última respuesta el Jan 20, 2012 1:46 PM por 0_macerdas

    ¿Para qué es esta comunidad?

      Debo de confesar que muchas de mis mejores ideas me llegan cuando me estoy bañando.  No recuerdo explícitamente si es durante el champú, el jabón, o contemplando las gotas que corren por la puerta; lo cierto es que en medio del vapor y de la espuma, en el momento en el cual ya no estoy dormido, pero tampoco estoy totalmente despierto, mis neuronas se disparan y he tenido momentos “Eureka”.

       

      Lastimosamente, se acaba el baño y se me olvida la idea. No obstante, logré reconectar una hace algunos días. Gracias a algunas ideas provenientes del libro que estoy leyendo: “Where Good Ideas Come From” (De donde provienen las buenas ideas) de Steven Johnson, logré encontrar de dónde surge la verdadera riqueza y el potencial colaborativo que tenemos en esta Comunidad.

       

      Johnson nos presenta un texto muy bien argumentado, ameno y lleno de abundantes ejemplos con los cuales las siete condiciones que hacen posible las invenciones y los descubrimientos.


      Mi revelación ocurre durante la segunda condición, “The Liquid Network” (La red líquida).  El autor explora cómo las grandes ciudades, y ahora la Internet, hacen posible que se formen redes flexibles e informales, las cuales a su vez hacen posibles los descubrimientos.  Las compara con una “red líquida” – un gran número de individuos compartiendo, discutiendo, analizando, y cuestionando ideas, combinándolas y a su vez generando otras nuevas. Si pueden conseguir este libro, se los recomiendo. (Más información aquí y aquí).


      El autor cita como ejemplo la Italia feudal del siglo XV, y el surgimiento del sistema de partida doble en la contabilidad de la época. Dicho método fue una solución creada para mejorar el manejo de los libros contables en los mercados… y no de una idea que tuvo en su castillo el señor feudal mientras devoraba un faisán.  Fue una idea surgida gracias a la riqueza de la libre interacción entre personas (el mercado) donde se intercambiaron un sinnúmero de experiencias, problemas, aprendizajes e historias.


      Cito a continuación algunos párrafos (intentando mi mejor traducción al español) que contribuyeron a esa epifanía – la del flujo de miles de interacciones (comentarios, artículos, ideas, experiencias…) entre miles de individuos (nosotros) en un medio común (esta Comunidad).


      (En todos los casos, el destacado es mío).


      “Una sociedad organizada alrededor de mercados, en vez de castillos o claustros, distribuye la autoridad para decidir a través de una red más amplia de mentes individuales […] no importa qué tan inteligentes sean las ‘autoridades’, si están numéricamente superadas por varios miles en el mercado; siempre habrá muchas más ideas buenas circulando en el mercado que en el castillo feudal […] No es que esta red sea inteligente por sí sola, sino que los individuos se hacen más inteligentes porque están conectados a esta red […] Es cierto que las ideas ocurren dentro de las mentes, pero éstas están conectadas a redes externas [como el mercado] que forman el flujo de información e inspiración a partir de cual se crean las grandes ideas”.

       

      Creo firmemente que el párrafo anterior describe el espíritu y propósito de este espacio virtual: Miles de mentes haciendo fluir enormes cantidades de información, que generan e inspiran las grandes ideas.


      Más adelante, el autor revisa  la metodología de investigación que utilizó el sicólogo Kevin Dunbar de la Universidad McGill.  A inicios de los 90s, Dunbar buscaba entender las raíces de los avances científicos, de una manera poco convencional: Decide estudiar el actuar de los científicos no en sus laboratorios, sino durante sus reuniones formales e informales con sus colegas.  Y graba absolutamente todo.


      “Dunbar y su equipo transcribieron todas las interacciones y clasificaron cada intercambio de modo que lograron seguir patrones de flujo de información en el laboratorio. Las interacciones se clasificaron como ‘aclaración’, ‘acuerdo y elaboración’, o ‘cuestionamiento’ […] Pero lo más importante, Dunbar rastreó los cambios conceptuales que ocurren en el curso de un proyecto: Un investigador perplejo por los problemas persistentes para lograr un resultado, se da cuenta que dicho problema puede ser la base para un nuevo experimento; y un intercambio entre dos científicos trabajando en diferentes proyectos, que descubren una sorprendente e importante conexión entre su trabajo.


      ¿Cuántos de ustedes han encontrado un tema de discusión (hilo) en los foros, y le dan seguimiento, viendo cómo inicia, evoluciona y termina? ¿Cuántas respuestas y/o soluciones hemos encontrado? ¿Cuántos temas nos han hecho replantearnos muchas de nuestras ideas) ¿Cuántas ideas nos ha generado revisar esas “grabaciones” (hilos de los foros)? ¿No son acaso los docentes como los científicos de esta historia, aclarando, acordando, elaborando, cuestionando, discutiendo, intercambiando, resolviendo, ideando?


      “El descubrimiento más importante: El lugar donde ocurrían los adelantos más importantes. No ocurre en aislamiento en un laboratorio, viendo a través de microscopio – esos momentos ‘eureka’ son poco comunes. No, las ideas más importantes surgían durante las reuniones normales, en las cuales una docena o más de personas se sentaban a discutir su trabajo más reciente […] el punto de partida de la innovación era la mesa de reuniones…”


      ¿Tengo que deletrear cuál es la nueva “mesa de reuniones”, donde pueden surgir esos adelantos, esas ideas innovadoras?


      “Dunbar advirtió que ‘Los resultados del razonamiento de una persona se convertían en la entrada (input) para el razonamiento de otra.’ […] la herramienta más productiva para generar buenas ideas sigue siendo un círculo de personas en una mesa, tertuliando […] se crea un ambiente donde surgen nuevas combinaciones, donde la información se derrama de un proyecto al otro.”


      ¿No es acaso esta Comunidad nuestra mesa virtual, donde podemos venir a “derramar” nuestras estas ideas?


      Creo entonces, que si mis ideas de la ducha son buenas, serían aún mucho mejores si las pusiera a revisión, a discusión entre las miles de personas que participan en este espacio. Desde ya estoy buscando cómo instalar mi laptop en la ducha.


      Desde ya les agradezco  -perdón, los incito- a publicar sus comentarios.