0 Respuestas Última respuesta el Jun 30, 2015 3:05 PM por jacray2004

    Derribando muros profesionales

    jacray2004


      muro.jpgDerribando muros profesionales

      Recientemente se llevó a cabo uno de los más importantes eventos en educación y tecnología de Latinoamérica: Virtual Educa. En dicho evento observé a muchos docentes asombrados por las diferentes tecnologías integradoras en la educación que se exponían. Esto me hizo pensar: ¿cuántos docentes de los que veo aproximarse y preguntar, llegarán a implementar la integración de la tecnología  en sus salones de clase? ¿Requerirán necesariamente de una capacitación? ¿Qué los motivó a participar en este evento? Creo que –parte las respuestas a mis inquietudes- tienden a buscar una respuesta en los siguientes planteamientos.


      Muro 1: El docente debe ser convocado para capacitarse: como docentes, nosotros esperamos a que sea la capacitación profesional la que cambie nuestra práctica profesional, como si el impulso original para aprender no naciera de nosotros mismos, sino que solamente cuando viene de afuera es que el maestro se puede capacitar y aprender.


      Muro 2: La actitud de los docentes hacia el desarrollo profesional debe cambiar: la profesión docente exige un aprendizaje constante y, obviamente, una actitud más favorable hacia la profesión. Los organismos, instituciones educativas y de formación profesional, deben llevar a cabo métodos y prácticas para investigar que en qué medida los cursos que imparten están desarrollando una actitud profesional positiva y ésta está permeando hasta nuestros alumnos. Ya Marzano (2003) cita que “las actividades de desarrollo profesional que experimentan los docentes tienen un impacto similar en el rendimiento estudiantil”. Incluso, debe fomentarse una actitud favorable de los estudiantes de pedagogía hacia la profesión docente.


      Muro 3: La evaluación constante en los programas de formación de docente: el desarrollo profesional requiere de evaluación y reorganización continúa para ajustarlos a las necesidades actuales y a los diferentes tipos de docentes. No podemos pensar que solo los estudiantes aprenden de diferentes maneras. Los docentes también requieren tener un tipo de aprendizaje que se ajuste a sus necesidades, de otra manera los programas de capacitación no funcionarán.


      Muro 4: Ceder espacios y tiempo para implementar lo aprendido: Marzano cita que “las actividades de desarrollo del personal estandarizado que no permitan la aplicación efectiva son ineficaces en el cambio de comportamiento de los docentes”. Si queremos que el desarrollo profesional tenga un impacto en nuestros estudiantes, se requiere que el docente tenga ese espacio para implementar lo aprendido, solo así se apropiará de ese aprendizaje colectivo adquirido durante la capacitación.

       

      Me gustaría saber si usted considera cualquier otro elemento que deba estar presente cuando planificamos o asistimos a una capacitación de desarrollo profesional que nos ayuden a derribar esos “muros profesionales”.

      Saludos,

      Jacqueline